jueves, 19 de noviembre de 2009

Las Válvulas del Corazón

Figura: Las Válvulas del Corazón.
El Corazón humano se halla constituído por cuatro (4) cavidades. Las dos (2) superiores que son los llamados atrios ó aurículas izquierda y derecha; y las dos (2) inferiores que son los ventrículos, izquierdo y derecho. La sangre se bombea a través de las cavidades con la ayuda de cuatro (4) válvulas cardíacas (vc), que se abren y se cierran para permitir que la sangre fluya en una sola dirección. Las vc están formadas por unas finas, pero resistentes membranas llamadas valvas ó cúspides, constituidas por tejido endotelial; que es el mismo tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos y el corazón. Estas membranas están sujetas a las paredes del corazón por unos tejidos musculares, que las sostienen y que originan los movimientos de apertura y cierre de las mismas. Estas estructuras musculares son las cuerdas tendinosas y los músculos papilares. El ventrículo derecho, presenta dos (2) orificios valvulares que son: a) el aurículoventricular, con su válvula tricúspide, que se encuentra entre la aurícula y el ventrículo derecho, y que con sus tres (3) valvas (anterior, posterior e interna ó septal), impide que la sangre retorne del ventrículo derecho al atrio derecho. Estas tres (3) membranas, reciben cuerdas tendinosas de los músculos papilares anterior, inferior y septal de las paredes del ventrículo derecho. Del músculo papilar septal ó interno, sale de forma independiente el músculo papilar del cono arterial ó de Lushka, que contribuye a delimitar el infundíbulo ó cono arterial, conducto por el que circula la sangre desde ese ventrículo derecho hasta la arteria pulmonar; y b) el sigmoideo con su válvula pulmonar, que se encuentra entre el ventrículo derecho y la arteria pulmonar e impide que la sangre retorne del conducto pulmonar al ventrículo derecho, por medio de sus tres (3) valvas (anterior y dos posteriores), las cuales se asemejan a un nido de golondrina.

El ventrículo izquierdo, presenta también dos (2) orificios, a saber: c) el aurículoventricular con la válvula mitral ó bicúspide, que se encuentra entre la aurícula y el ventrículo izquierdo, e impide que la sangre retorne desde el ventrículo izquierdo hacia el atrio izquierdo. Está formada por dos (2) valvas ó membranas, una interna y otra externa las cuales reciben cuerdas tendinosas de los músculos papilares anterior y posterior, situados en la pared externa del ventrículo izquierdo; y d) el sigmoideo con la válvula aórtica, situada entre el ventrículo izquierdo y la aorta, que impide que la sangre retorne desde la aorta hacia el ventrículo izquierdo. Está formada por tres (3) membranas, dos (2) anteriores (derecha e izquierda) y una (1) posterior, con una morfología también similar a la de un nido de golondrina.

Cuando el músculo cardíaco se contrae y se relaja, las válvulas se abren y se cierran, permitiendo, alternativamente, el flujo de sangre entre los ventrículos y las aurículas. Es decir, cuando el ventrículo izquierdo se relaja, la válvula aórtica se cierra y la válvula mitral se abre; para permitir que la sangre pase desde la aurícula izquierda hasta el ventrículo izquierdo. Por su parte, la aurícula izquierda también se contrae, permitiendo un mayor ingreso de sangre al ventrículo izquierdo.

Finalmente, cuando el ventrículo izquierdo se contrae, la válvula mitral se cierra y la válvula aórtica se abre, para que la sangre fluya hacia la aorta.

Poliarteritis Nudosa

Figura: Poliarteritis Nudosa

La Poliarteritis Nudosa (PAN) es una arteritis segmentaria necrosante aguda que afecta a las arterias musculares de pequeño y mediano calibre. Se observa con máxima frecuencia en hombres de mediana edad, aunque puede aparcer en cualquier edad y seguir un curso rápido ó insidioso. Los efectos sistémicos incluyen fiebre, anemia, aumento de la velocidad de sedimentación globular (VSG) y aumento de las gammaglobulinas. Las manifestaciones clínicas varían en función de los órganos y sistemas afectados. Pueden existir lesiones cutáneas nodulares y purpúricas, infiltrados pulmonares, asma bronquial, retinitis, uveítis, dolor abdominal, hepatomegalia, mononeuritis múltiple, parálisis de los nervios craneales e infarto cerebral. Con frecuencia existe afectación renal con hematuria, proteinuria e hipertensión secundaria.
La causa de la PAN es desconocida, pero probablemente intervienen inmunocomplejos que se depositan en los vasos sanguíneos previamente lesionados por mediadores liberados por las plaquetas y los mastocitos a través de la acción de la IgE. Muchos pacientes con PAN son positivos frente al antígeno de la hepatitis B, que forma inmunocomplejos con la IgM. Los complejos depositados activan al complemento, con atracción de neutrófilos que los fagocitan y liberación de enzimas proteolíticas. También pueden intervenir mecanismos de hipersensibilidad retardada y lesiones inmunológicas celulares; las células endoteliales activadas por las citocinas pueden, a su vez, activar los linfocitos T. Todos estos mecanismos pueden intervenir en la producción de lesiones vasculares, que dan lugar a trombosis y formación de aneurismas.
Por afectación de las arterias coronarias, esta enfermedad puede producir infarto de miocardio, arritmias, trastornos de la conducción, hemopericardio e insuficiencia cardíaca congestiva. La hipertensión renal puede dar lugar a hipertrofia ventricular izquierda.
La principal característica de la arteritis debida a PAN es la inflamación de todas las capas de las arterias coronarias, con afectación evidente de la media y de la adventicia e infiltración perivascular. La necrosis de la pared arterial puede dar lugar a la formación de aneurismas ó a la rotura del vaso. La trombosis u obliteración de la luz por formación de cicatrices puede producir pequeñas zonas de infarto de miocardio. El crecimiento y la insuficiencia ventriculares pueden ser secundarios a arteritis coronaria ó a hipertensión, que es una manifestación frecuente de afectación de otros territorios vasculares, especialmente a nivel renal. La arteritis secundaria a lupus eritematoso puede ser idéntica a la observada en la PAN. La enfermedad de Kawasaki en niños puede también poducir lesiones arteriales coronarias indistinguibles de las de la PAN, pudiendo dar lugar a la formación de aneurismas coronarios ó a infarto de miocardio.