viernes, 4 de septiembre de 2009

El Sistema de Conducción del Corazón


Figura: Sistema de Conducción Cardíaco.


Como se ha visto en el apartado de electrocardiografía (ecg), por efecto del automatismo del músculo cardíaco, se produce un estímulo eléctrico a nivel del nódulo sinoauricular (de Keith y Flack), que es conducido hacia ambas aurículas (a través del haz interauricular de Bachmann); y luego por medio del tabique interventricular, el mismo se extiende hasta el nodo aurículoventricular ó nódulo de Ashoff-Tawara. Desde aquí parte un nuevo impulso, que es conducido por el haz de His y sus ramas hacia todo el resto del miocardio ventricular.

La porción del sistema de conducción intraventricular que se extiende desde el haz de His hasta el sistema de Purkinje ventricular, se compone de tres (3) fascículos a saber: 1) la rama derecha; 2) la división anterosuperior de la rama izquierda; y 3) la división posteroinferior de la rama izquierda.

Las alteraciones de la conducción de cada uno de estos fascículos presenta alteraciones electrocardiográficas características. Cuando estas alteraciones se hallan presentes, es posible hacer el diagnóstico de bloqueo de la rama derecha (BRD); bloqueo de la división anterior ó hemibloqueo anterior izquierdo (HBAI), y bloqueo de la división posterior ó hemibloqueo posterior izquierdo (HBPI). Cuando las dos (2) ramas izquierdas (anterior y posterior) se hallan afectadas, se produce entonces un bloqueo completo de la rama izquierda (BRI).

Mediante la ecg convencional también se puede diagnosticar el llamado bloqueo bifascicular (BRI, BRD+HBAI, y BRD+HBPI). En el bloqueo bifascicular, la conducción desde el nódulo sinusal a los ventrículos, se realiza por medio del nódulo aurículoventricular, el haz de His y el fascículo restante no bloqueado. Existe entonces un alto riesgo de que se bloquee el fascículo restante y ocurra un bloqueo trifascicular completo (una forma de bloqueo cardíaco completo), con un ritmo de escape ventricular muy lento que resulta ser sumamente peligroso por las implicancias clínicas que ello conlleva (mareos, desvanecimiento, y muerte súbita).-

No hay comentarios:

Publicar un comentario