viernes, 25 de septiembre de 2009

Lipotimias y Síncopes de Origen Cardiovascular

Figura: Posición de Trendelemburg.

El término Lipotimia proviene del griego leipein: faltar y thymos: alma, y se utiliza para definir a la pérdida del conocimiento. Síncope, del griego syn: con y koptein: cortar, a su vez se emplea para designar a una pérdida del conocimiento con grave trastorno de la circulación ó respiración.
Tanto la lipotimia como el síncope son debidos a la isquemia cerebral. En la práctica clínica, se reserva el término síncope para los casos más graves, donde casi no se percibe ó no existe el pulso arterial. Aquí, no se considera el ictus apoplético, del latín: golpe y del griego apo: fuera de y plessein: golpear vivamente; que si bien es una lesión vascular, se estudia habitualmente con las afecciones del sistema nervioso por ser éste el órgano más profundamente injuriado.
Desde el punto de vista clínico, la Lipotimia y el Síncope se caracterizan por presentar mareos, estado nauseoso, palidez, sudoración fría profusa, incoordinación, pérdida del conocimiento con flaccidez, respiración lenta, profunda y ruidosa. Caída tensional pronunciada (de 20 a 50 mmHg de tensión arterial máxima), por dilatación de los vasos sanguíneos esplácnicos; bradicardia por acción vasovagal. Se pueden clasificar en a) Lipotimias y Síncopes de origen vascular: 1) de los hipotensos (hipotensión arterial sintomática); 2) síndrome del seno carotídeo hiperexcitable (tendencia habitual a lipotimias, síncopes y convulsiones por compresión a nivel del cuello); 3) Lipotimias ó Síncopes vasovagales (debidos a colapso periférico por estímulo neurogénico); y 4) del shock. b) de origen cardíaco: 1) estenosis aórtica; 2) síndrome de Stokes-Adams (síncopes por bradicardia, cuando la frecuencia cardíaca baja por debajo de los 20 latidos por minuto. Pueden ocurrir mareos, lipotimias y síncope con ó sin convulsiones. Aparecen habitualmente por trastornos severos de la conducción aurículoventricular u otros bloqueos); y 3) las taquiarritmias paroxísticas auriculares ó ventriculares (taquicardia, fibrilación ó aleteo).
Recomendaciones generales: 1) colocar al paciente acostado en el suelo con la cabeza baja y los pies elevados (posición de Trendelemburg); 2) aflojar las ropas, corbata (seno carotídeo hiperexcitable), cinturón, calzado; 3) mantener la vía aérea permeable (colocar el cuello del paciente en hiperextensión); 4) verificar la presencia de pulsos periféricos (carótidas, femorales) ó signos de actividad cardíaca (latidos en el pecho); 5) llamar al servicio asistencial médico; 6) para los parámedicos, auxiliares ó personal no médico entrenado en las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) se emplean las mismas de acuerdo a la severidad del cuadro, así como también se pueden utilizar los timoanalépticos (aminofilina, teofilina), los parasimpaticolíticos (sulfato de atropina) y los simpaticomiméticos (etilefrina, adrenalina, isoproterenol).

No hay comentarios:

Publicar un comentario