jueves, 3 de septiembre de 2009

La Frecuencia Cardíaca

Figura: Pulso arterial.

La Frecuencia Cardíaca (FC) se define como el número de pulsaciones por minuto (ppm). La FC promedio de acuerdo a la edad y el sexo es: 1) en los niños hasta 150 ppm; 2) en los adultos hombres, 75 ppm y mujeres 80 ppm; y 3) en los ancianos y atletas, de 55 a 60 ppm. El rango de FC normal oscila entre los 60 y 100 ppm. Habitualmente, la FC central y la frecuencia del pulso (fp) son similares. Por encima ó por debajo de los valores mencionados, se designa al aumento ó disminución de la fp como taquisfigmia ó bradisfigmia, respectivamente. La fp puede variar en condiciones fisiológicas (normales) ó patológicas. Las causas fisiológicas pueden ser: a) taquisfigmia durante la inspiración, las emociones, el ejercicio, los cambios de posición, y la simpaticotonía; y b) bradisfigmia durante la espiración, y la vagotonía. Las causas patológicas son: a) taquisfigmia: en la hipertermia (fiebre) hay un aumento de alrededor de 10 pulsaciones por cada grado de aumento de la temperatura corporal; en la anemia; en el hipertiroidismo, en la insuficiencia cardíaca; en las arritmias; en la hipertensión arterial; y en el shock; entre otros. b) bradisfigmia: en el hipotiroidismo; en la hipertensión endocraneana; en algunas infecciones (fiebre tifoidea, brucelosis); en la ictericia; en el cólico biliar; producida por fármacos (beta bloqueantes, digitálicos, amiodarona); y en la evacuación de derrames (pericárdico, pleural, peritoneal).
La fp debe controlarse por lo menos durante 30 segundos, multiplicando por 2 (dos) las ppm obtenidas ó durante 1 (un) minuto completo.
El exámen de la fp puede efectuarse en cualquiera de las arterias del organismo; pero lo habitual es hacerlo en la arteria radial (ubicada entre la apofísis estiloides del radio y los tendones del supinador largo y el radial interno); en la arteria humeral (en la superficie de flexión del codo, por dentro del tendón del bíceps); en la arteria femoral (a nivel de la región inguinal); y en las carótidas (ubicadas entre el músculo esternocleidomastoideo y la tráquea).

Frecuencia cardíaca y morbimortalidad cardiovascular en la hipertensión arterial: se ha observado que existiría una asociación directa entre la elevación de la FC en reposo y el aumento de la morbimortalidad cardiovascular en pacientes hipertensos. Del estudio de la relación entre la FC con otros factores de riesgo cardiovascular y ajustando por la edad; pudo comprobarse la independencia del efecto de la FC sobre la morbimortalidad. Se observó una relación directa entre el aumento de la FC y la mortalidad por todas las causas, por enfermedades cardiovasculares y por enfermedad coronaria en individuos hipertensos, de tal manera que a mayor FC mayor mortalidad. De esta observación, podrían derivar importantes implicancias terapéuticas, que harían aconsejable la utilización de fármacos antihipertensivos que actúen modulando la FC de estos pacientes. En este sentido, es también conocido el hecho que la FC se relaciona inversamente con la actividad física; y que la actividad física en sí misma está inversamente relacionada con la incidencia y muerte por enfermedades cardiovasculares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario